sábado, 21 de abril de 2012

El lenguaje de los árboles





24 comentarios:

  1. Afortunadamente, siempre sale el sol, después de la tormenta viene la calma y después del invierno siempre viene la primavera. Todo pasa y todo llega. Abrazos Pat.

    ResponderEliminar
  2. Destino... misteriosa palabra. Tal vez lo haya... o tal vez solo exista el presente. Aquí estoy... este es mi destino... y el tuyo.

    ResponderEliminar
  3. La pura y sabia experiencia nos asegura que así será...es increíble ver reverdecer lo que el invierno dejó marchito y quemado por los fríos.

    Me encanta la foto! Cómo amo a los árboles,Dios!! ;)

    BESOS Y ABRAZOS MILES.

    ResponderEliminar
  4. Sabemos que un día algo hará que las ramas que aún no lo son busquen la luz. Dirán las que serían justo las últimas palabras de Goethe: luz, más luz.

    ResponderEliminar
  5. Pienso muchas veces que somos como árboles, o al menos eso me gustaría Pat...
    Esta fotografía dice mucho, al menos a mi...la encuentro preciosa, un atardecer...
    Siempre llegará el amanecer.
    Besos cielo.

    ResponderEliminar
  6. Esperemos que se cumplan las palabras de Goethe en nuestras vidas.

    Ahora estamos sumidos en el invierno de la incertidumbre sin embargo todos esperamos que llegue esta Primavera y despeje esta incertidumbre.

    Bonito atardecer!

    Besos.

    http://ventanadefoto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Verdad, verdadera...el cambio es brutal y nos anima también a nosotros a "reverdecer"
    Me gusta ese entramado de ramas!!
    Gracias por tus ánimos:)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Que bonitos son.
    Aunque los prefiero llenos de hojas obviamente.
    En invierno les pondría una bufanda.

    ResponderEliminar
  9. Yo, saberlo no lo sé, pero desde luego que lo espero..

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho la foto..un beso desde Murcia...seguimos...

    ResponderEliminar
  11. Pensamento bem apropriado para o momento... linda imagem que o acompanha.
    Beijo.

    ResponderEliminar
  12. Eso es lo triste y peligroso del ser humano, Pat: que vive confiado en que habrá un mañana.
    Y no se dedica a vivir el momento.


    Un beso enorme!! Feliz día del libro!

    ResponderEliminar
  13. ¡Enormes, curiosos y un poco tenebrosos árboles los que nos dejas! Yo también tengo árboles en mi última entrada. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Pat!! he suprimido sin querer tu comentario en mi blog, donde me edías la reomendación... es que con elmóvil es muy difícil dar donde hay que dar... madre mía... me lo comentas de nuevo, please??? please!!! :) Un besito, ya estoy pensando en la recomendación!

    ResponderEliminar
  15. Goethe siempre fue un visionario. Nos descubrió el amplio espectro de la luz y del color.

    Nos hemos olvidado de verdadero ritmo de la humanidad.

    besos..

    ResponderEliminar
  16. Lo triste de ser un árbol,que venga el hombre y lo corte.

    ResponderEliminar
  17. Hola Pat, no nos damos cuenta de la prodigiosa diversidad de juegos de lenguaje cotidianos porque el revestimiento exterior de nuestro lenguaje hace que parezca todo igual. Pero ellos con esas ramas, con sus movimientos y a su manera también se comunican.
    Saludos.-

    ResponderEliminar
  18. Hola Patm, vuelve a la flor. Deja el interior para otro día.

    Que tengas un buen día, besos.

    ResponderEliminar
  19. Que nunca perdamos la esperanza del florecer.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ellos si que saben... si pudieran hablar....
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Pat sólo puedo decir... qué buen gusto y qué gran verdad!

    Llevaba un tiempo sin entrar en blog, pero me ha encantado poder volver a leer tus entradas! Siempre tan cargadas de reflexión!

    Gracias!

    ResponderEliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar