miércoles, 1 de octubre de 2014

La Sirena Varada

Escondí mi cola de pez entre las rocas
y desde la orilla esperé paciente
a que el otro mundo bostezara

golpeada por tu ávidas lenguas acuosas y saladas
resistí tus envites, me negué a tus abrazos
y engullida de mar
fuiste arrancándome, una a una, todas mis escamas

lloré en silencio como acantilado al que erosionas,
mis lágrimas y tu furia se adhirieron a mi cuerpo
- "Desiste", me dijiste...
- "Imposible", contesté,
   "No lo intentes más"


24 comentarios:

  1. Creo que es uno de los poemas más bonitos que te he leído! es redondo,luminoso..me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Interesante Pat! muy interesante. La foto fantástica!! Tiene un no se qué, qué se yo ;)
    Me voy a quedar un ratito mirando tus cosas en este blog, siempre iba al otro. No recibía actualizaciones de éste hasta hoy :(
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  3. El mar teme perder a la sirena, que entre las rocas atisba la orilla. Él, quiere que vuelva, pero elige la peor manera. Le muestra su fuerza en lugar de mostrarle su amor, en lugar de cautivarla la obliga, en vez de convencerla, la golpea. Estúpido mar que nunca comprendió, que violentar, no es lo mismo que persuadir y que no por más zurrar se tiene más la razón.
    La sirena está dispuesta a morir si es necesario, su deseo de escapar es más fuerte que su miedo al dolor o a la muerte. Titánica es la lucha y el final de esta brillante obra, es abierta, queda sujeta al libre entendimiento de cada lector.
    Yo quiero creer que la sirena sobrevivirá la tortura, porque cuando le haya sido arrancada su última escama, dejará de ser sirena, para quedarse como mujer. Entonces, ya no pertenecerá al mar, su mundo será otro y la vida (para ella) comenzará otra vez.

    (Leerte es viajar por un mundo distinto, siento que tus letras me llevan más allá del infinito)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Juan Carlos:
    No cabe duda de que has analizado el relato con mucho acierto., con algo más que acierto, ...Casi te quemas en la búsqueda de ese final que nos propones, pero aún no lo desvelaré y continuará por un tiempo abierto.

    Gracias, por tu propuesta...por leerme y devolverme tus interesantes impresiones.

    Pat

    ResponderEliminar
  5. Y como se te ocurre esta maravilla poética?
    Anda dime que comes a ver si se me pega algo...

    Niña, lo he disfrutado, de verdad.
    Un beso Pat, artistaza!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja! Remei, eres un amor. Para serte sincera di vueltas a este cuento cuando me hice la fotografía. Era mi fotografía de sirena...que renuncia. Tu si que eres artista , Remei, pero de las de verdad.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la imagen, y también el texto, por supuesto.
    Supongo que al final, saldría caminando de entre las rocas.
    Un beso, Pat.

    ResponderEliminar
  8. Un precioso texto, el mar y la sirena, unidos irremediablemente, para dejar el mar, tiene que dejar de ser sirena. Todo cambio supone, a veces, un doloroso proceso.

    La foto, me encanta, el encuadre y sobre todo ese tono cian, con la sirena, aguardando, esperando.

    Una entrada preciosa, Pat.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. No desistirá nunca, el mar es así, un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Emiliano; me alegro de que te guste...El final vendrá después, pero no descarto lo que imaginas...
    Besos,

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Chapiniki..."Una entrada preciosa"...¿De verdad? Pues dobles besos...
    Muack y muack!!

    ResponderEliminar
  12. Ay, Azzul...el mar no desistirá,pero la sirena se resiste ¿Quién ganará esta batalla - que no la guerra - al final?
    Muchos besos,

    ResponderEliminar
  13. Como siempre un placer, volver a pasar por tu casa.

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Antonio. El pacer es mio.
    Besos,

    ResponderEliminar
  15. Boa tarde. o mar salgado volta sempre até que tenha como resposta um grande sim, seu trabalho é criativo e maravilhoso.
    AG
    http://momentosagomes-ag.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
  16. Existe siempre un lugar donde cantan las sirenas. Gracias por tu visita.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Posiblemente se aman y ya no estén en guerra la sirena y el mar. Besos para ti.

    ResponderEliminar
  18. el mar tan acogedor como siempre...

    ResponderEliminar